Efectos secundarios

La inulina no provoca alergia en la mayoría de las personas ya que está presente en muchos de los alimentos naturales. Normalmente si algún alimento que lleva inulina provoca reacción debe ser por algún otro compuesto. Aún así existen algunos riesgos que vamos a a conocer a continuación.

Seguridad de la inulina como prebiótico

La inulina como prebiótico se declaró en 1992, en EEUU como suplemento seguro [1].
Tomando más de 9 g / kg para la dosificación aguda no se han reportado casos de toxicidad crónica relacionada con el tratamiento para las dosis orales.

Seguridad de la inulina como prebiótico

En experimentos con animales, tomando 4,5 g / kg de inulina durante seis semanas no se ha encontrado ningún caso de toxicidad en comparación con los azúcares existentes que se usan comúnmente en el suministro de alimentos y no tiene efectos negativos observables en ratas embarazadas o en el desarrollo de fetos y recién nacidos [1].

Posibles efectos secundarios gastrointestinales

Los principales efectos secundarios de los prebióticos de tipo inulina son gastrointestinales y pueden incluir diarrea osmótica, ruidos abdominales, distensión abdominal, cólicos y excesiva flatulencia. Estos efectos secundarios son similares a los efectos producidos por la lactosa en personas con mala digestión de la lactosa.

Debido a la configuración del enlace entre los monómeros de fructosa, los prebióticos como la inulina no se descomponen por las enzimas intestinales, que es la causa probable de la diarrea osmótica. También las dosis diarias de 40-50 g pueden causar un efecto osmótico.
Como es normal, las dosis superiores a 50 g producen diarrea osmótica en un gran porcentaje de la población [2], sin embargo, en un estudio en la que las dosis diaria eran de 10.6 g e incluso de 2.5-5 g, se produjo distensión abdominal [3] .

Posibles efectos secundarios gastrointestinales

El efecto secundario más común es la flatulencia y puede ocurrir en dosis diarias tan bajas como 1-2 g en individuos personas sensibles a la inulina. Existen prebióticos de inulina de diferentes longitudes de cadena. La longitud de la cadena influye en los efectos secundarios abdominales. Si la cadena es más corta los prebióticos como la inulina producen más dolores abdominales y flatulencias que los de cadena más larga [4].

Esto se debe a que los polímeros de inulina de cadena más corta se metabolizan principalmente en el colon proximal; mientras que, los polímeros de cadena más larga alcanzan el colon distal antes de ser fermentado. El resultado es que los polímeros de cadena más corta se fermentan más rápidamente que los polímeros de cadena más larga, y por lo tanto parecen ser más mal tolerados.

Las personas que tienen sensibilidad a los FODMAP, una clase de carbohidratos que se fermentan rápidamente en el colon (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables), o las personas que sufren de intestino irritable o que que tienen trastornos inflamatorios del intestino por enfermedad autoinmune, pueden empeorar sus síntomas tomando inulina ya que ésta extrae agua en el colon en grandes cantidades. Lo recomendable es empezar a tomar inulina poco a poco y beber mucha agua para que no se puedan producir los síntomas como calambres, gases y estómago hinchado.

Enlaces a estudios de referencia

[1] Carabin IG, Flamm WG. Evaluation of safety of inulin and oligofructose as dietary fiber. Regul Toxicol Pharmacol 1999;30:268-282.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10620476

[2] Briet F, Achour L, Flourie B, et al. Symptomatic response to varying levels of fructo-oligosaccharides consumed occasionally or regularly. Eur J Clin Nutr 1995;49:501-507.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7588500

[3] Giacco R, Clemente G, Luongo D, et al. Effects of short-chain fructo-oligosaccharides on glucose and lipid metabolism in mild hypercholesterolaemic individuals. Clin Nutr 2004;23:331-340.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15158296

[4] Rumessen JJ, Gudmand-Hoyer E. Fructans of chicory: intestinal transport and fermentation of different chain lengths and relation to fructose and sorbitol malabsorption. Am J Clin Nutr 1998;68:357-364
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9701194